Caminos dignos: Atención básica a adolescentes no acompañados que requieren protección internacional.

Actualmente, existen pocos servicios que garanticen condiciones de alojamiento y atención a las necesidades físicas y emocionales de las personas que se ven obligadas a escapar de su país de origen debido a la violencia que se ha enraizado en el mundo y Centroamérica, en especial de los niños, niñas y adolescentes.

Es por esto que durante 2016, Fundación Casa Alianza México en conjunto con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ejecutó un proyecto con el objetivo principal de mejorar las condiciones de recepción de los menores no acompañados de 12 a 17 años de edad en la etapa Residencial de Casa Alianza.

Casa Alianza México ha dedicado incansables esfuerzos para salvaguardar los derechos fundamentales de este grupo de población que es altamente vulnerable a sufrir vejaciones y ataques a sus derechos una vez que pisan territorio mexicano.

Del 1° de enero al 31 de diciembre de 2016 se brindó atención a un total de 36 adolescentes con necesidad de protección internacional. El 100% de la población recibió alojamiento en espacios completamente seguros, atención médica y psicológica, vestido y alimentación; se les ofreció apoyo legal para regularizar su situación migratoria y con ello, asegurar su protección y evitar la deportación. Después de estabilizar a los menores, por medio de los servicios descritos, se buscaron opciones para lograr que tengan un futuro en México a mediano y largo plazo: ello incluye el ingreso a la educación y capacitación laboral. Toda la atención se brindó siempre en respeto del interés superior de la niñez.

Como parte de este proyecto, Casa Alianza México transmitió la metodología de su Modelo de Atención Integral al personal a cargo del Albergue para Niñas, Niños y Adolescentes Solicitantes de Asilo. No Acompañados o Separados: “El Colibrí”, ubicado en Villahermosa, Tabasco.

Este recinto, mantiene una posición estratégica que permite estar en contacto directo con el tránsito y destino de los menores no acompañados y ofrecer una respuesta eficiente ante las limitadas opciones de albergue en la frontera mexicana que ofrecen servicios con duración de tres días para recuperarse de los abusos físicos y psicológicos que enfrentan durante el trayecto; dejándolos desprovistos de otras alternativas de protección.

Cuatro facilitadores de Casa Alianza (con vasta experiencia en el funcionamiento de la Etapa residencial) fueron los encargados de impartir una capacitación (con duración de 40 horas) a 14 miembros del personal operativo del albergue. Se abordaron tópicos como: evaluación de los perfiles de solicitantes de ingreso, realización de valoraciones psicológicas, instauración y seguimiento del plan de vida personalizado y planificaciones de sesiones de tera20161205_151434[1]pias individual y grupal.

Sin embargo, una capacitación de esa naturaleza podría ser insuficiente, es por ello, un miembro del personal de Casa Alinza, permaneció como observador del 28 de noviembre al 22 de diciembre de 2016 para retroalimentar los procesos del albergue y estar presente para la resolución de dudas e inquietudes.

En resumen, el proyecto concluyó de acuerdo a lo planeado y los resultados fueron positivos: se logró estabilizar a los menores bajo el resguardo del Modelo de Atención de Casa Alianza, lo que ha permitido que tengan bienestar integral y el proceso de adaptación a un entorno desconocido sea más fácil.

No comments yet.